Obesidad, hipertensión y diabetes conducen a la terapia intensiva ocasionada por el coronavirus