Fundacion de Tarija 4

La formación de la Villa de San Bernardo de la Frontera de Tarija

La formación de la Villa fue en principio buena porque se reconoce desde una lomita o como bajo llamado San Roque. Desde allí se ven calles rectas, largas, anchas y bien dispuestas, con acequias que llevan agua suficiente a las huertas.

El vecindario de esta villa no pasa de doscientos veinte vecinos, pero no se puede negar que además de estos y de los que viven en el expresado centro de San Roque, hay millares de habitantes en las inmediaciones y campos con ranchos y casas de Pajareque, o de embanado, ha tenido y tiene esa villa dos buenas plazas.

La una se llama la del Rey, que servía solamente para la revista de los soldados y de las armas que se les da; asímismo sirve para los ensayos de la fiesta de Plaza y para varios concursos de la gente.

La otra es la llamada -La Mayor o la Común- es grande y cuadrada. Hállase en el medio del pueblo y a ella vienen de ordinario gentes de chacras y aldeas a vender sus productos. Asímismo sirve esta plaza paro los actos públicos de justicia. En ella está situada la iglesia Matriz Parroquial, que es grande y tiene tres puertas. También en dicha plaza las casas y portales del Cabildo con dos salas: la una es la Capitular destinada a las juntas de los jueces y regidores. La otra está asignada para tener en ella las armas y municiones. En los bajos de ellas hay dos oficinas, cinco piezas para los papeles y escrituras del Común, esto es el Archivo, pero hoy ya faltan y se han sacado por necesidad a la casa de un vecino Asímismo hay dos cárceles, una para hombres y otra para mujeres, sin comunicación la una con la otra”.

Delimitada así la ciudad definitiva de “San Bernardo de la Frontera de Tarija” por su fundador, todos los fundadores españoles se agruparon alrededor de las frondosas ceibas y siempre verdes molles que contorneaban la planicie que se llamó “Plaza de Andalucía” y que andando los siglos, será el único y fervoroso homenaje que se tributó a don Luis de Fuentes bautizándola con su nombre.

Don Luis de Fuentes demostró en el trazado de esta plaza dotes edilicios y ornamentales, pues como dice el padre Mingo, ella comprendía cuatro manzanas de cuatrocientos varas españolas cuadradas, que más tarde con incomprensión inaudita de los vecinos fue reducida a un sólo manzano, alejándola así una cuadra de la Iglesia Matriz

Alrededor de la Plaza Mayor, se comenzaron a edificar los primeros edificios públicos y algunas casas de los fundadores notables. El poniente de la Plaza estaba ocupado por la  Iglesia Mayor. Más tarde, los jesuitas construyeron anexo al templo el Primer Colegio Secundario y  la Universidad San Luis.

Al frente, donde actualmente se encuentran los edificios del ex-Banco del Estado y el Club Social, donde Luis de Fuentes empezó la construcción de su mansión particular. donde por algunos años funcionaba el gobierno y el Primer Cabildo.

Los actuales espacios ocupados por los inmuebles de las familias Raña, Trigo, Navajas y Pizarro en torno a la plaza mayor, fueron ocupadas por ricos vecinos y en especial por don Francisco de Chávez, los Alcaldes Dominguez y Gutiérez Velásquez y el hidalgo Alonso de Ávila.

Siguiente…